Nacional

Nacional

Operativo Chavín de Huántar: 24 años del rescate en la embajada de Japón

7:00 h - Jue, 22 Abr 2021

La tarde del 22 de abril de 1997 quedó grabada en la memoria de todos los peruanos. Ese fue el momento en que se concretó el famoso operativo “Chavín de Huántar”, que concluyó con el rescate de 71 de los 72 rehenes que fueron secuestrados por el MRTA en la embajada de Japón. 

Transcurrieron 126 días desde aquel 17 de diciembre de 1996, cuando 14 integrantes del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), liderado por Néstor Cerpa Catolini, ingresaron a la residencia del embajador japonés de entonces, Morihisa Aoki. En el lugar se conmemoraba el aniversario del natalicio del emperador japonés Akihito, eran más de 600 los invitados que fueron secuestrados ese día. 

¿Cómo fue el secuestro en la embajada de Japón?

La noche del 17 de diciembre, los 14 miembros del MRTA irrumpieron en dicha ceremonia con una estrategia y consignas bien estudiadas. Para no levantar sospechas, iniciaron sus acciones descendiendo de una ambulancia estacionada en la oficina de una ONG, vecina a la embajada. Con detonaciones de cargas explosivas lograron entrar al lugar del objetivo y tomar a los rehenes.

A través de una de las personas liberadas inicialmente hicieron llegar sus peticiones a las autoridades del Gobierno Peruano. En ellas se especificaba lo siguiente: dejar en libertad los integrantes del MRTA encarcelados (que se estimaron en 458 hasta ese momento), cambios en la política económica, el pago de un impuesto de guerra y que los miembros liberados y los integrantes del grupo que estaban en la embajada fueran trasladados a la selva central del país.

En el transcurso de cuatro meses se realizaron negociaciones, liberaciones parciales y paulatinas. A la par de esto, el ejército fue desarrollando operaciones de inteligencia para lograr el rescate. 

Operativo “Chavín de Huántar”

Eran las 3:23 de la tarde cuando se dio orden de empezar con la retoma de la embajada. Explosiones subterráneas fueron el punto de inicio para que alrededor de 80 comandos integrados de diferentes grupos de asalto ingresen a la residencia. Se realizó en menos de media hora.

Uno de los detalles más estudiados de este hecho fue cómo lograron ingresar al lugar los miembros de las Fuerzas Armadas. Y es que, durante estos meses de trabajo de inteligencia, se habían cavado cuatro túneles de 1,5 metros de altura bajo tierra. Para ello, habían contado con un equipo de mineros. 

Tras el operativo, los 14 miembros del MRTA murieron. De los 72 rehenes, solo uno resultó muerto y por parte del ejército, dos comandos perdieron la vida. 

/KAB/

Peruano opina