Encuentros en la Radio

Las roncadoras de Corongo: Sonoridad única en el Perú

No existe fiesta coronguina sin que toquen las roncadoras –o Chirocos, como también se les llama. Este peculiar nombre se debe a la sonoridad del pinkullo (flauta), el cual emite un sonido ronco que no se repite en ninguna otra región del país. Así lo explicó el docente de la Escuela Nacional de Folklore, Idel Mamani.

“Tiene un peculiaridad, el pinkullu tiene una tapa, llamada ‘suyu’, que tiene una pequeña escalerita que le da la sonoridad de ronquido. Esto lo han desarrollado los ancashinos y los caracteriza. En ninguna otra región el pinkullo tiene esta sonoridad”, aseguró el profesor en Encuentros en la Radio.

Y ese no es el único elemento que distingue la música de las roncadoras. Además del pinkullo, la compone la caja (tambor). Los dos instrumentos se complementan y, a la vez, cada uno tiene sus propias singularidades. Tania Ocampo, una de las alumnas de Mamani Chambi, contó que -según la investigación de July Sánchez, docente de investigación- existe una complementariedad entre masculino y femenino en el interior de la caja. “El cuero que se golpea es de un chivo macho y el que resuena, es de una hembra”, compartió.

La Escuela Nacional Superior José María Arguedas (ENSJMA) ha incluido a las roncadoras dentro de la currícula. Es así que Idel, puneño apasionado de la música tradicional peruana, se encuentra a cargo de la enseñanza de este curso. Como forma de comprender mejor este arte, cada alumno elabora sus propios instrumentos. Isael Huamán, otro de los estudiantes, reveló que son muchos los instrumentos que hacen hasta llegar al que tenga una correcta sonoridad.

Como muchas de las artes tradicionales ancestrales, las roncadoras han sido tocadas exclusivamente por varones. Sin embargo, eso está cambiando. En la ENSJMA más mujeres se van sumando a la práctica de estos instrumentos. Así lo demuestra el proyecto Warmi Chirocos, que ya tuvieron una presentación hace 3 años con público ancashino.

“Todos podemos ejecutar música. Hombres y mujeres podemos desarrollar diferentes actividades y música también. Con el respeto de los originarios, de los coronguinos. Con las disculpas también si no lo estamos haciendo correctamente. Lo único que buscamos es ser parte de ese pensamiento, de esa lucha por conservar nuestras costumbres”, afirmó Mamani.

/KAB/

Peruano opina



Facebook