Encuentros en la Radio

Ana Correa: “En Yuyachkani, hemos bebido mucho de la teatralidad en las culturas andinas”

Cerca de cumplir 48 años, Yuyachkani sigue revolucionando las artes escénicas, siempre buscando acercarlas más a nuestras culturas. Ana Correa, integrante de este importante grupo cultural, visitó Encuentros en la Radio y compartió experiencias que sirvieron para formar la esencia del colectivo teatral. 

“A lo largo de los años, lo que ha sido muy importante para Yuyachkani es cómo mirar el país, cómo tratar de hacer las obras de arte bebiendo de la cultura nacional, de sus lenguas y de sus problemas. Yuyachkani es una palabra quechua que significa ‘estoy recordando’ y es como fortalecer la idea de la memoria, de conocer tu historia”, manifestó en Nacional.

En la búsqueda de personajes que logren identificar a los peruanos, Yuyachkani ha visitado diversas partes de nuestro país, nutriéndose de su cultura y problemática, las mismas que también son representadas en sus obras. La festividad de Paucartambo ha sido una inspiración para Yuyachkani, y nació en uno de los tantos viajes que realizaron.

“Uno de los elementos muy importante en nuestra formación es, no solo saber del teatro europeo, sino que hemos bebido mucho buscando la teatralidad en las culturas andinas. Fuimos a la fiesta de Paucartambo por el año 82. (…) Se arma en la plaza una historia, dos comparsas se enfrentan: los Capac Coya (de la sierra) y los Capac Chuncho (de la amazonia). Una historia que todos conocen pero van a ver cómo lo cuentan este año. El público está al medio y alrededor. Lo interesante de estos públicos es que se miran, y siendo espectadores también se vuelven actores”, contó a Carlos Gassols y Celeste Acosta.

La música es un elemento que logra captar la sensibilidad de las personas, y en nuestro país, toma un importante protagonismo. Yuyachkani, a través de su experiencia, recogió esto, además de teatro, empezaron a hacer música. Fue un camino más complicado, pero consecuentemente con sus metas decidieron seguirlo.

“Para nosotros fue importante decidir a qué público nos dirigíamos. Y decidimos salir a las calles. La primera vez que salimos, la gente no nos hacía caso. Una vez fuimos a un pueblo chiquitito, hicimos nuestro número y la gente no salía de sus casas. De pronto vimos una banda que pasaba y todos salieron. Entonces dijimos: ‘Tenemos que tocar’. Y empezamos a tocar, lo primero que tocamos fueron zampoñas y tarkas, lo más ancestral y que más moviliza”, compartió.

/KAB/

Peruano opina



Facebook