Habla Perú Habla

Sábados 07:00 p.m. - 08:00 p.m.

Qué nos deja el 2020 desde la mirada de los niños y adolescentes

8:40 h - Jue, 31 Dic 2020

Así como la pandemia afectó a los grandes, lo hizo con los chicos, lo que generó una modificación de conductas y de estilos de vida pues todo, se hace en casa. En esta edición de Habla Perú habla, un grupo de niños y adolescentes de distintas partes del Perú comparten sus opinines respecto a lo que creen que dejó el 2020 y sus expectativas para el nuevo año.

 Dayana Honorio de 15 años, estudiante de quinto de secundaria, dijo que  no poder llevar a cabo las clases presenciales, al inicio ponía felices a sus compañeros, pero fue un reto tratar de acostumbrarse a hacer las tareas por meet, zoom, whatsapp porque en los colegios nacionales no todos tienen opción al internet. "Ha sido un reto adaptarse a este estilo de vida, la cual, a pesar de todas las circunstancias, la valoro mucho”.

Por su parte, Leonardo Mendoza, también de 15 años, sostuvo que este 2020, ha sido un reto para ricos y pobres. “En lo académico, ha sido una nueva experiencia, que nos ha permitido hacer cosas nuevas como el trabajar en un aula virtual, una nueva enseñanza que nos puede ayudar a futuro y que puede traer grandes aportes”.

Con esta pandemia los espacios de recreación se vieron limitados, por lo que una de las cosas que más afectó a los niños y jóvenes fue la falta de socialización directa y presencial como conversar con los compañeros o dialogar con los docentes.

“A través de las plataformas siempre van a existir compañeros que se puedan sentir intimidadas, desde el colegio se trabajó con la psicopedagoga, en esta etapa quizás fue complejo descargar los sentimientos y expresarlos”, indicó Honorio, quien junto con Leonardo participan del programa radial "Voces Escolares".

Noé Siancas, tiene 12 años y es de Apurímac, este 2020 fue elegido presidente del Tinkuy y expresó que este proceso de pandemia generó en los niños diversos cambios en su estilo de vida, como el uso de la mascarilla y el seguimiento educativo por medio del Programa “Aprendo en Casa” del Ministerio de Educación.

“El Tinkuy ha servido como un importante encuentro para los niños de cada región que nos permite intercambiar tradiciones y parte de nuestra cultura, una fiesta de conocimientos”, refirió en Nacional.

Mientras que para Luis Andrés de 10 años, la pandemia ha permitido una reflexión profunda de la comunidad, frente a la pérdida de personas, siendo este un proceso donde la unión debe prevalecer y el valor de la vida debe estar presente en cada uno de nosotros. Luis quien participa en el proyecto Quijote para la Vida, contó su experiencia de tener amigos y familiares fallecidos por covid.

Desde Madre de Dios, Bella Montesinos de 16 años, señaló que este proceso llevó a que la solidaridad de los peruanos salga a relucir, abriéndole nuevas puertas de diálogo con las autoridades, quienes toman y valoran la opinión de los adolescentes y jóvenes en el país.

A su turno, Luana Elías de 10 años y procedente de Lima , manifestó que el 2020 ha sido totalmente diferente, resaltando que lo más difícil ha sido acostumbrarse a la situación de alejarse de los amigos y familiares queridos por cuidarlos. Pero, que sin embargo, también ha tenido algo positivo: poder compartir como familia desde casa, afianzando los lazos familiares con los padres.

D.B.D.

Peruano opina