EntreLibros

Sábados 08:00 p.m. - 09:00 p.m.

Alfredo Mires, fundador de la Red de Bibliotecas Rurales de Cajamarca: “Los protagonistas son los comuneros”

2:24 h - Mar, 25 Feb 2020

Siempre nos avergonzábamos cuando alguien venia de afuera, teníamos miedo del ingeniero, del doctor, del profesor, porque pensábamos que no sabíamos nada. Con esto hemos aprendido que la universidad la podemos tener en nuestra propia casa y que no tenemos por qué agacharle la cabeza a nadie ni sentirnos avergonzados frente a nadie. Testimonio recogido por el maestro Alfredo Mires de uno de los más antiguos comuneros cajamarquinos, participante de las bibliotecas rurales.  

Una larga caminata emprende todos los días el maestro Alfredo Mires hasta llegar a las bibliotecas rurales instaladas en las comunidades campesinas de Cajamarca. No es el único, ni el principal. Además de todo el equipo de voluntarios, los grandes responsables de sacar adelante este proyecto son los comuneros. Y así lo resaltó, con total humildad, el bibliotecólogo recientemente reconocido como Personalidad Meritoria de la Cultura en Entrelibros.

Casi 50 años de trabajo comunitario y de intercambio de saberes. La Red de Bibliotecas Rurales de Cajamarca está presente en 500 comunidades pertenecientes a las 13 provincias de la región, llegando hasta la zona fronteriza. Encabezada por Alfredo Mires, antropólogo y bibliotecario, este proyecto educativo trabaja acompañando la organización comunal del lugar. No interviene, va de la mano y funciona como un soporte a las iniciativas que se generan en colectivo. Es así como ha funcionado todo este tiempo, sobre la base del respeto y consenso.

“No hay una jerarquía aquí, el colectivo es el que manda. Quienes están en las comunidades no son asalariados, son comuneros que son elegidos por asamblea de su comunidad y por el amor a su propia tierra. (…) Nosotros no formamos bibliotecas, vamos donde nos invitan. La comunidad reunida decide formar biblioteca. Nosotros vamos, llevamos los libros y empezamos el proceso. Ese punto saltante de la ciudadanía es determinante, porque si no los proyectos van a las comunidades como si necesitaran lo que nos les han pedido y tratan de instalar un proceso que no corresponde con la realidad”, contó en Nacional.

Enciclopedia campesina: Libros que concentran los saberes y conocimientos del campo

La literatura lleva, indiscriminadamente, rasgos de una determinada cultura. La Red de Bibliotecas Rurales de Cajamarca se ha propuesto recoger los saberes de cada comunidad y documentarlos en libros que sirvan para alimentar las bibliotecas. Así, la mitad de los textos que se encuentran en estos recintos de cultura son producidos por los mismos pobladores, con la asistencia de los voluntarios. De esta forma, ponen en valor los saberes de la comunidad y, a su vez, contribuyen a conservarlos para las siguientes generaciones.

“Hace muchos años hacíamos lo que normalmente se hace en todo servicio bibliotecológico. Comprar los libros y reabastecer o redistribuir en las comunidades. Hasta que nos dimos cuenta que eso es delicado. Sin querer, estamos transfiriendo o convirtiéndonos en el engranaje de la presencia de conocimientos o saberes no necesariamente compatibles con lo que la comunidad necesita. Y nos dimos cuenta que eso seguía teniendo a los conocimientos campesinos y a la sabiduría andina subordinada a los conocimientos externos. Por eso comenzamos con el proyecto de la enciclopedia campesina, hace casi 40 años. Ha rescatar, recuperar los saberes de la propia gente. Ancianos, niños, hombre mujeres. Ponerlos en libros y regresarlos a las comunidades con los nombres de quienes relatan o testimonian y los nombres de las comunidades”, explicó el maestro Mires.

/KAB/

Peruano opina