Qué fue de tu vida

‘Ronco’ Gámez: “Nunca vulgaricé mi animación”

Una de las figuras más representativas de la radio peruana. Pionero en la popularización de la radio, lo que es su momento lo llevó a ser criticado por los locutores de su época. Román Gámez, más conocido como ‘el tío Ronco’, compartió, en una divertida conversación con Socorro Sampén, pasajes de lo que fue su carrera.

“Me criticaban mucho, que era un seudo locutor, vulgar, porque decía palabras como ‘primo’, palabras del barrio. Me hicieron hasta llorar. Yo entré a mis dulces 16 años. Yo vendía pescado y fui copiando el modismo de la gente, su forma de hablar. Nunca vulgaricé mi animación”, comentó el ‘Ronco’ en Qué Fue de tu Vida.

Sus inicios en el mundo artístico fueron gracias a su oficio de vendedor de pescado. Según contó el popular locutor, dio la casualidad de que Augusto Ferrando acudía al mismo muelle donde él trabaja. Ahí, sus compañeros recomendaron a ese adolescente simpático ante el conductor de Trampolín a la Fama.

“Me llevó para hacer los mandados. Con suerte un día faltó uno. Augusto me llamó: ‘oye ronquito Román’. Me decían ronco porque imitaba a un hombre ronco cuando vendía mi lorna. Así inicié en La Peña. Luis Pizarro Cerrón animó a Ferrando a sacar La Peña al teatro. Iniciamos en el Coliseo 2 de mayo”, recordó.

Este fue su trampolín para convertirse en el famoso y querido locutor radial. En una de sus presentaciones con La Peña Ferrando se le presentó la propuesta de Augusto Belmont. “Me dijo: ‘quiero hacer algo como Cantinflas, que digas las cosas, los problemas, pero como tú lo piensas’. Y sin querer, estaba reemplazando al gran Arturo Pomar”, comentó en Nacional FM.

El ‘tío Ronco’ ha compartido micrófono con grandes figuras de la música y del medio radial. Así, lleva en su recuerdo miles de anécdotas por compartir. Además de las grandes amistades que consiguió, como la que lo unió a Lorenzo Palacios, más conocido como ‘Chacalón’. “Chacalón era seguridad en La Parada. Nos hicimos patas. No sabía que estaba hablando con un futuro ídolo del pueblo”.

Una de las experiencias que más significó para su profesión fue la que vivió con el recordado periodista Humberto Martínez Morosini, a quien se lo presentaron para que lo instruya en locución. Según detalló Gámez, Morosini respondió a este encuentro diciendo: “Ronco, si hablas ‘bonito’, ya no serías el ronco”.

/KAB/

Peruano opina



Facebook