Qué fue de tu vida

Edgard Guillén: “La televisión te limita mucho”

Estudió medicina humana, pero encaminó su vida hacia lo que le hace totalmente feliz. El teatro de San Marcos fue donde conoció y ya no dejó este arte. Edgard Guillén estuvo en ‘Qué fue de tu vida’ para compartir su larga y apasionante trayectoria en la dramaturgia.

“Yo ingresé a la Facultad de Medicina pero pasaba por el teatro de San Marcos, en jirón Lampa. Vi clases de teatro con Luis Álvarez, a quien yo considero el mejor actor del Perú. Yo estaba en saco y corbata porque iba por mi nota. Un señor bajito me dijo: ‘¿usted no quiere ser actor? ¿De dónde es?’ Le dije que soy de Arequipa. Empezamos una conversación muy simpática y terminé inscribiéndome, me quedé desde ese día hasta hoy en el teatro”, recordó en Nacional.

Con gran alegría, Guillén contó las increíbles oportunidades que le dejó el teatro, profesión a la que dedicó su vida, sin dejarse sorprender por las tentaciones de popularidad de la televisión. A pesar de que también incursionó en el medio, lo dejó porque no le gustaba. Sin embargo, el actor reconoce que la televisión de ese tiempo sí era una buena opción de entretenimiento.

“La televisión te limita mucho. Un actor eminente de teatro nos decía: ‘Mucho cuidado porque la televisión te enamora por la popularidad que te da’. Te deforma como actor, porque lo que te enseña el teatro, la televisión no te lo permite, como los movimientos. No me gustaba mucho porque te cortan a cada momento. Trabajé en algunas novelas con (Ricardo) Blume, cuando se hacía tan buena televisión”, mencionó.

El teatro de San Marcos fue su puerta a las tablas, de la mano del maestro Luis Álvarez, a quien Guillen llama con mucho cariño ‘Lucho’. Desde el primer día guio su camino y le enseño que con esfuerzo y constancia llegaría lejos en este arte. Así lo fue consiguiendo ese joven actor universitario.

“Lucho fue mi gran maestro. Hay gente que piensa que el teatro de San Marcos no era una escuela sino talleres. Piensan que en esa época los maestros que tuvimos no tenían mayor escuela. (…) Nos guio de una manera maravillosa en el teatro. Me dijo: ‘¿Tú quieres ser actor? Debes empezar limpiando escenarios’. Y luego fui jefe de escena de los monólogos que hacía Jorge Acuña, cada día iban a diferentes lugares”, contó.

/KAB/

Peruano opina



Facebook