Locales

Locales

San Valentín: Cuando el amor y el respeto trascienden el tiempo

23:36 h - Vie, 14 Feb 2020

Para los usuarios del Programa Pensión 65 del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS), celebrar el Día de San Valentín es recordar maravillosas experiencias que los hacen sentirse felices, como es el caso de José Saavedra Astudillo, quien a sus 81 años rememora cuando iba a la misa dominical, solo para esperar a Lidia, con quien se casó hace 51 años.

Cada 14 de febrero, el mundo celebra el Día del Amor y la Amistad, fecha en la que se revaloran hermosos sentimientos, y cuyas expresiones son tan variadas como la historia escrita por José y Lidia, una pareja de usuarios del Programa, quienes pueden vivir un envejecimiento con dignidad, al cubrir sus principales necesidades - sus alimentos y medicinas - con la subvención económica que les otorga el Estado en forma bimestral.

Por las venas de los dos, corre sangre piurana. Don José provenía del distrito de Morropón, y Lidia, de Castilla, en donde se conocieron; José, a sus 30 años, se enamoró a primera vista de ella (con 22 primaverales años), quien fue seducida por sus encantadoras palabras. Hoy tienen dos hijas y ocho nietos, y se manifiestan mucho amor, a pesar de las dificultades que atraviesan.

Mientras tanto, en Cajamarca, en el caluroso distrito de Chalamarca, viven don Alejandro Huamán Marrufo y doña Felipa Herrera, unidos en matrimonio hace 64 años, cuando él tenía 15 años y ella 19, quienes transcurren sus días dedicados a la crianza de cuyes y cultivo de hortalizas, y ahora, están contentos al contar con un nuevo punto de pago en su mismo distrito, con el cual se evitarán esos viajes largos para cobrar que, a veces, afectaban su salud.

Durante su juventud, se dedicaron al cultivo de arroz y caña, y a hilar lana para elaborar alforjas, frazadas y ponchos. Con picardía, la simpática pareja confiesa que su felicidad se refleja en su numerosa familia: “Amor por todos lados”, dicen. De sus 16 hijos, 8 están vivos; también tienen 27 nietos y 20 bisnietos.

En el departamento de Apurímac, don Wenceslao Pérez Quispe tiene 87 años, y su esposa Teodora Velásquez Quispe, de 76, también son parte de la familia de Pensión 65, y mediante la subvención económica que reciben del Estado, pueden cubrir sus principales necesidades en cuanto a comida, vestido y medicamentos.

También tienen una historia de amor que compartir. Con el paso del tiempo, Wincislao dice que el amor por su compañera se ha hecho más fuerte, ya que es una admirable madre y amiga.

Los usuarios de Pensión 65, quienes viven en el centro poblado Santa Rosa, en el distrito de Chapimarca; llevan más de 60 años casados, tienen 10 hijos, y cada 14 de febrero, Wincislao expresa su amor a Teodora, con un ramo de flores.

Acciones de trato digno a la población adulta mayor

Los programas sociales adscritos al Midis, practican el trato digno hacia las personas adultas mayores. En este sentido, más allá de entregar una subvención económica, Pensión 65, promueve los derechos de este sector de la población.

/PE/

Peruano opina