La Voz del Consumidor

Alimentos procesados: Agradables al paladar, perjudiciales para la salud

La tecnología en la industria alimentaria ha permitido la conservación de los alimentos y bajas en la transmisión de enfermedades. Sin embargo, las tasas de obesidad y patologías producto de una mala alimentación aumentaron. Elizabeth Iberico, representante de ASPEC nos explica el porqué de esta contradicción.

En los últimos años, el mundo ha volteado hacia el pasado y viene rescatando la sana alimentación natural. Es por eso que hoy tenemos a nuestro alcance productos orgánicos u ecológicos y biomercados. Aun así, los alimentos procesados todavía son los favoritos del gran público. ¿Cuál es el tipo de alimentación más saludable y por qué son perjudiciales los productos procesados?

“La tecnología debería ser nuestro aliado. Justamente, para eso se crearon los congeladores, porque permitían que el alimento no se malogre y se disminuyan los desperdicios de alimentos y enfermedades. El problema viene cuando se usan macronutrientes como los carbohidratos en altas cantidades. Para el paladar es rico pero perjudicial”, advierte la responsable de investigación de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (ASPEC).

Lo que nació como una herramienta para promover una alimentación más sana se contaminó por la ambición de sectores de la industria alimentaria que vieron en ella productos más atractivos al público, económicos en su producción; pero perjudiciales para la salud. Y entre la gran masa de población afectada, los niños son los que están sufriendo las consecuencias en mayor medida.

“Los niños se acostumbrado a sentir como normal el dulce de un Frugos o un snak normal a una galleta cuando tienen alta cantidad de grasas saturadas y azúcares. Ahí vemos que los índices de obesidad están en aumento, nos vemos en la necesidad de crear leyes (como la Ley de Alimentación Saludable) para corregir esos errores que la misma industria ha generado”, comentó en La Voz del Consumidor.

Ante esta situación, la especialista recomienda no dejarse guiar por la publicidad engañosa y consumir alimentos naturales. Aunque se crea que son costosos, sus precios no varían mucho en comparación con sus similares de supermercados. “El mismo gasto que podrían hacer en ir a un supermercado y comprar una verdura es el mismo costo que un alimento orgánico o ecológico”, afirmó.

/KAB/

Peruano opina



Facebook