entrelibros

Roxana Quispe Collantes: “Nos despojaron de muchas cosas, pero no podrán quitarnos nuestra lengua originaria”

15:58 h - Jue, 5 Dic 2019

Nació en Acomayo, provincia de Cusco, y creció en el Centro Poblado Chosecani. Aquí, según nos cuenta, el runasimi es más puro, se habla en todo momento y no se mezcla con el castellano. Chosecani, hasta hoy, es su refugio para alejarse del frío castellano y dejarse acoger por el dulce sonido del quechua. Roxana Quispe Collantes es la primera peruana en sustentar una tesis en quechua, y estuvo en Entrelibros para compartir el orgullo por su cultura.

“Hago un llamado a varones y mujeres para que levanten el quechua, que lo utilicemos, porque si nosotros no lo hacemos quién lo hará. Tenemos que empezar a escribir en quechua, a producir y hablarlo. Solo así podremos tenerlo en el sitial que merece nuestra lengua originaria, una insignia de los peruanos”, afirmó junto a César Bedón.

El runasimi, como prefiere llamarlo Roxana, ha sido invisibilizado desde la colonia. Y hoy, aún con los rezagos del virreinato, está buscando su reivindicación a través de personas como esta profesional sanmarquina. Quispe Collantes ha introducido el quechua en las aulas académicas, así como escritores lo vienen haciendo en la literatura. Sin embargo, todavía hay muchos peruanos que han dejado de comunicarse en su lengua originaria por temor y vergüenza.

“Es una realidad que nos sintamos avergonzados, discriminados, por hablar quechua en el Perú, aquí en la cuna de nuestro idioma, de nuestra lengua, ¡es indignante! Hemos sido despojados de muchas cosas, de tantas riquezas que tenemos en el Perú, pero lo que no podrán quitarnos es nuestra lengua originaria, porque está dentro de nosotros, está viva”, enfatizó la autora de la primera tesis en quechua sustentada en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Para Roxana, los mismos hablantes del quechua deben ser los principales defensores de su lengua originaria. Pero la realidad la entristece y apena, pues las circunstancias de desigualdad social han hecho que muchas de estos peruanos se alejen de su cultura. Esto ha ocasionado que se pierda el idioma en las siguientes generaciones. Solo de nosotros mismos depende la supervivencia de esta hermosa lengua, que conlleva toda una cosmovisión andina.

“Estamos durmiendo, ¿qué estamos haciendo por nuestras lenguas originarias, por nuestra cultura en sí? Vienen del extranjero y ellos lo valoran más que nosotros mismos. Mientras nosotros, ¿qué hacemos? En el Perú es dónde se origina la lengua quechua. Tenemos aproximadamente medio millón de quechuahablantes solo en Lima. No es necesario viajar a otro país para aprenderlo, lo tenemos cerca”, manifestó en Nacional.