Cultural

Cultural

Machu Picchu en los ojos del mundo: Hace 109 años Hiram Bigham llegó al santuario inca

18:21 h - Vie, 24 Jul 2020

La mañana del lunes 24 de julio de 1911, Cusco amanecía nublado y con una ligera llovizna, cuando el explorador Hiram Bigham por fin se encontraría con tan ansiado hallazgo, un tesoro monumental de espectacular arquitectura e ingeniería. Era la ciudadela inca Machu Picchu, y a partir de ese momento, no cesaron de llegar expediciones para investigar tan místico lugar.

Hiram Bigham, empujado por su interés en las culturas sudamericanas, llegó al Perú en busca del último refugio de los Incas, la mítica Vilcabamba. Su viaje de exploración estuvo financiado por National Geographic Society, la Universidad de Yale y la Sociedad Nacional Geográfica de Estados Unidos.

"De repente me encontré parado frente a las paredes de una ruina y casas construidas con la mejor calidad del arte inca. Las paredes fueron difíciles de ver ya que los árboles y el musgo habían cubierto las piedras por siglos. Pero en la sombra del bambú y trepando los arbustos estaban las paredes visibles hechas de bloques de granito blanco cortados con la más alta precisión. Encontré brillantes templos, casas reales, una gran plaza y miles de casas. Parecía estar en un sueño", escribió en su libro el explorador estadounidense.

Bigham puso a Machu Picchu en los ojos del mundo; sin embargo, no fue el primero en llegar a este recinto incaico. El educador cuzqueño José Gabriel Cosio, quien siguió los pasos todavía frescos de Bingham en 1912, señaló que “Machu Picchu ha sido, pues, conocido de muchas personas, antes que fuera a visitarlo Bingham, aunque su celebridad actual se la debamos a este infatigable viajero”.

Cuando Hiram Bigham exploraba tan increíble lugar, pudo leer en una de las paredes del templo de las tres ventanas una inscripción hecha en carbón vegetal en la que decía "Lizárraga” y un año: 1902. Era la prueba de que mucho antes que él otras personas ya habían visitado el emplazamiento. Estos datos pertenecían a Agustín Lizárraga, un arrendatario de tierras cusqueño, que llegó al sitio el 14 de julio de 1902.

El investigador nacido en Hawai también ha sido acusado de promover una irregular salida del país del material arqueológico hallado en Machu Picchu, que constaría de por lo menos 46,000 piezas. Recién en marzo del 2011 algunas de ellas fueron devueltas al Perú por la universidad de Yale, pero aún permanece una gran cantidad en grandes museos europeos como el Museo Británico, el Museo del Louvre o en colecciones particulares.

/KAB/

Peruano opina