Política

Socios de cocina voluntarios de Cuna Más se lucen con alimentación rica en hierro y proteínas

Belmo Ventura Quispe, de 26 años de edad, es uno de los 60 socios de cocina voluntarios varones que tiene el Programa Nacional Cuna Más del MIDIS en todo el país y la gastronomía es su pasión.

Y así lo demuestra cada mañana, de lunes a viernes, en el servicio alimentario del centro poblado de Putacca, en Ayacucho, en donde prepara una variedad de menús ricos en hierro y proteínas para 80 niñas y niños menores de tres años, que son atendidos por Cuna Más en esta localidad.

Oriundo del centro poblado de Ccochapampa, en el distrito ayacuchano de Vinchos, Belmo no oculta su emoción cada vez que habla de lo que más le apasiona: la cocina.

“Cocino por vocación y me gusta preparar los alimentos de los niños. Ellos comen felices todo lo que preparo, sobre todo mi plato estrella los picarones de sangrecita, un postre rico en hierro para prevenir la anemia. Me siento muy orgulloso de la actividad que realizo, ya que de esta manera puedo servir a los niños de mi comunidad”, asegura.

Su relación con el mundo de la gastronomía se remonta al año 2006 cuando tenía 13 años y, según refiere, aprendió a cocinar en un restaurante-pollería ubicado en el distrito de Ate, en Lima.

“En mis vacaciones del colegio viajé con mi tío a Lima. Yo quería laborar y mi tío me buscó el trabajo. En el restaurante estuve como ayudante de cocina y mozo, preparaba aderezos y horneaba pollos. Una señora que trabajaba conmigo y que era de Abancay me enseñó a cocinar”, relata con nostalgia, al indicar que la experiencia con la cocina le permitió tener en el 2013 un pequeño restaurante en su pueblo para atender a las profesoras de la zona.

/PE/


Peruano opina



Facebook