Locales

Locales

Sernanp prepara primer protocolo para monitoreo estandarizado de vicuña

Foto:Difusión
20:19 h - Mié, 4 Dic 2019

Hace más de 50 años la vicuña se encontraba al borde de la extinción en nuestro país, hoy este panorama ha cambiado completamente llegando a registrarse en el Perú la mayor población de esta especie en el mundo. Esta exitosa historia de recuperación es muestra del trabajo articulado entre el Estado y las comunidades alto andinas para su conservación y manejo sostenible, un esfuerzo que tiene como escenario siete áreas naturales protegidas en las que actualmente se registran 21,977 mil vicuñas.

Esta estrategia de conservación es impulsada por el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp), y que hoy se busca reforzar con un protocolo de monitoreo de la vicuña en las áreas naturales protegidas, pieza clave para mejorar la calidad de información técnico científica a nivel de sistema, generando datos que permitirán gestionar mejor el manejo de esta especie en los ecosistemas alto andinos.

El diseño de este protocolo se realiza bajo la visión de que la vicuña no se encuentra aislada en un área natural protegida, sino que se desplaza en todo un paisaje con diversos actores. Es por ello que en su elaboración participan articuladamente las jefaturas de las 7 áreas naturales protegidas en las que se registra esta especie junto a instituciones aliadas como WCS, CONOPA y SERFOR.

El jefe del Sernanp, Pedro Gamboa, destacó que este será el primer protocolo de monitoreo de la vicuña en las áreas naturales protegidas, el cual consideró importante estandarizarlo a nivel nacional e internacional con otros países de la región. Asimismo, informó que, como parte de su implementación, se realizará en el 2020 un censo en simultáneo en las siete áreas naturales protegidas en las que habita esta especie.

La información generada a partir de este protocolo de monitoreo no solo contribuirá a la estrategia de conservación de la vicuña, sino también permitirá establecer indicadores ambientales y económicos del manejo de la especie en cuatro áreas naturales protegidas (Reserva Nacional Pampas Galeras Bárbara D´Achille, Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas, Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca y la Reserva Paisajística Sub Cuenca del Cotahuasi), en donde representa una actividad económica productiva de importancia para el desarrollo y mejora de la calidad de vida de las poblaciones locales.

/PE/

 

Peruano opina