Somos Familia

Teresa Fuller: “Me dediqué a enseñar a cantar las canciones de Chabuca Granda”

“Hace 35 años que la gente me pregunta las letras de mi madre. Yo se las envío y les digo el porqué de la canción”, comenta emocionada Teresa Fuller Granda sobre la actividad más importante que realiza desde hace 35 años y que la llena de felicidad.

Una de las más importantes compositoras de nuestro país, Chabuca Granda, no solo heredó a los peruanos sus canciones cargadas de historia y cultura. Lo más importante que pudo dejarnos al partir fue a Teresa Fuller Granda, incansable difusora de su música y de todo el conocimiento de nuestra Lima que caracterizó a la gran cantautora.

La Municipalidad del Rímac, en el marco de su 98° aniversario, le entregó el pasado viernes 2 de febrero la Medalla de la Ciudad del Rímac por esta labor que se empeñó en cumplir desde que falleció su madre, y que ahora realiza desde nuestra casa, Nacional FM, en su programa Déjame que te cuente. Hoy, en Somos Familia tuvimos el honor de recibirla y que comparta con nosotros esta experiencia única.

“Estos 35 años que me he dedicado a que la obra de mi madre siga. Sobre todo que las letras se canten como son, porque había equivocación en la gente. Me avoqué a eso, más que nada, a que la gente aprenda a cantarlas como es. Puedes cambiarlas en arreglo, pero la melodía y letra no debes tocarla. Le cambias una palabra y le cambias el sentido a la frase”, comenta para explicar la importante de rescatar las letras originales; un trabajo que, según expresó, “ha sido un placer, me ha llenado de placer, de satisfacciones, de conocimientos sobre mi mamá”.

Errores frecuentes

“La Flor de la Canela, mucha gente dice “limeña”, y es “limeño”, porque es genérico, antiguamente no se decía limeño y limeña. Después, es “su cadera”, el ser humano tiene una cadera. Luego es “adórnala con jazmines”, no es adornada con jazmines, está pidiendo que la adornes. En Rosas y Azar, es “con la rumia de mis sueños”, porque a mi mami le gustaba mucho esa palabra; “estoy rumiando mis cosas”, solía decir”.

Aclara Teresita ante el público de Nacional FM. Los teléfonos no dejaban de sonar con las consultas de los oyentes, quienes suelen cantar las canciones de Chabuca Grande, pero sin tener la certeza de que estén correctas.

Chabuca y el Rímac

“Ahí (en el Rímac) existía la fiesta de San Juan, y en junio, más o menos que coincidía con la época de neblina, salía la flor de Amancaes. Porque la flor solo sale en esa época”, cuenta sobre una festividad bastante concurrida en la capital, donde diferentes músicas y culturas del país se juntaban y se vivía la alegría del pueblo peruano.

“En ‘La Flor de la Canela’, se habla justamente de Victoria, que era una vecina distinguidísima. Doña Victoria Angulo, del Rímac, vivía muy cerca al puente de palo y también paseaba por la Alameda. ‘Del puente a la alameda’, es en el Rímac. A José Antonio lo lleva a ver la flor de Amancaes. Hay una canción de mi mami que es muy poco conocida, que es “Los Augurios de San Juan”, donde habla de la historia del Rímac, porque habla de Piedra Liza, del agua de manantial que tiene bajo el suelo el distrito, de la fiesta de San Juan, del mismo San Juan también”, manifiesta Doña Teresita. 

/KAB/

Para comentar, ingresa a tu cuenta. Si no tienes una, regístrate.