Locales

Augusto Polo Campos: Semblanza de un hombre que le cantó al Perú

- Señor Polo Campos, ya murió el Zambo Cavero, Óscar Avilés, ¿usted le teme a morir?-

-No-, respondió aquella vez en entrevista para Radio Nacional, enfático, Augusto Polo Campos, cantautor peruano que falleció ayer a sus 85 años  por causas naturales.

Augusto Armando Polo Campos nació un 25 de febrero de 1932 en la ciudad de Puquio (Ayacucho). Policía de formación pero criollo de nacimiento, a corta edad Polo tuvo que migrar a Lima para instalarse en el criollo distrito del Rímac, donde recibió una fuerte influencia musical debido a que a la casa de sus padres acudían artistas, convirtiéndolo así en un prolífico y exitoso compositor. El talento del letrista empezó a emerger a los 8 años escribiendo cortos versos, y a los 12 años compuso su primer vals dedicado a una niña que le había robado el corazón.

Orgulloso autodidacta (se preciaba de nunca haber pisado alguna aula de música), aún más amante del amor (Polo nunca supo cuántas mujeres pasaron por su vida), don Augusto legó al repertorio internacional composiciones como Cariño Malo, Regresa, Cariño Bonito, Y se llama Perú y Cuando llora mi guitarra.

“Yo creo que alguien o algo me dicta las canciones, pienso que hay un ser supremo que me las dicta. Porque no se puede dar que la canción que es himno a la guitarra (Cuando llora mi guitarra) no lo haya hecho un guitarrista o alguien que ni siquiera toca una guitarra. Para mí la guitarra solo me sirve para defenderme en una fiesta si me atacan. Sí, yo supongo, tal vez con mucha razón, que las canciones me las dictan, entonces ese ser supremo es lo más grande que me ha pasado”, dijo cierta vez Polo Campos cuando le preguntaron cómo se inspiraba para componer sus letras.

La carrera del letrista peruano, de acuerdo con Pepe Ladd, conocedor y difusor de nuestra música criolla, puede dividirse en 3 etapas, cada una de ellas vinculada íntimamente a un conjunto de música criolla:

Durante los años cincuenta (1953-1959), la alianza artística con Los Troveros Criollos lo llevó a la fama. Durante la llamada época de oro de Augusto Polo Campos, el dúo Los Troveros Criollos popularizó sus primeros grandes éxitos como La Jarana de Colón, Ay Raquel, Perdida y No seas ambiciosa. El trío Los Troveros Criollos popularizó Romance en la Parada, Tu Perdición, Vuelve pronto y Noche de Amargura, entre otros.

En los años sesenta (1961-1969), la alianza artística con el trío Los Morochucos cimentó su fama. Durante esta época Los Morochucos popularizaron su más grande éxito internacional (Cuando llora mi Guitarra), así como Cariño Malo y Si Lima pudiera hablar.

Entre los años setenta (1971-1978), la alianza artística con el dúo formado por Arturo Cavero y Oscar Avilés le deparó grandes éxitos populares, sobre todo con Cada Domingo a las 12 después de la Misa y con los temas nacionalistas Y se llama Perú y Contigo Perú, escritos por encargo de la dictadura militar. Ambos temas fueron ampliamente promovidos y difundidos por las emisoras del gobierno militar de esa década y han quedado grabados en la memoria de todos los peruanos.

Su talento no solo se desenvolvía en el ámbito criollo, sino también componiendo diversos himnos para colegio de Lima y provincias, como por ejemplo para el Colegio San Carlos (Lima).

El último miércoles 17 de enero de 2018 a las 11:40 p.m. dejó de existir debido a que sufrió un infarto en el miocardio, mientras se encontraba internado en una reconocida clínica miraflorina y en compañía de sus seres queridos.

/CP/ 


Peruano opina



Facebook