Internacionales

Presidente Temer alega que pruebas en su contra son adulteradas y buscan "sacarlo del poder"

El presidente brasileño Michel Temer decidió resistir al aluvión de acusaciones de corrupción y a los pedidos de renuncia desde su propia base aliada, alegando este sábado que las pruebas presentadas en su contra fueron "manipuladas".

Aduce que las acusaciones en su contra se basan en "una grabación clandestina manipulada y adulterada con objetivos claramente subterráneos".

"Seguiré al frente del gobierno", agregó el mandatario conservador en su segundo discurso a la nación desde que el diario O Globo sacó a relucir el miércoles el contenido de una grabación en la cual daba un presunto aval a un empresario para comprar el silencio del exdiputado Eduardo Cunha, encarcelado por corrupción.

Las acusaciones se basan principalmente en delaciones premiadas de ejecutivos del gigante mundial de la alimentación JBS, entre ellos sus dueños Joesley y Wesley Batista.

El Supremo Tribunal Federal (STF) abrió desde entonces una investigación sobre el caso y la Fiscalía lo acusó el viernes de "obstrucción a la justicia" para impedir el avance de la operación "Lava Jato", que indaga el pago de sobornos en Petrobras, en una trama con más políticos donde hubo posible corrupción y organización criminal.

Pero Temer afirmó que "no existe nada de eso en la grabación, ni siquiera habiendo sido adulterada. Y no existe porque no compré el silencio de nadie", remarcó en un mensaje sin derecho a preguntas.


Peruano opina



Facebook