Entretenimiento

El popular "Cholo Soy": Luis Abanto Morales, Patrimonio Artístico de América

En la historia de la canción criolla, el maestro Luis Abanto Morales es un superdotado. Es sencillamente magistral dentro del escenario y fuera de él.

Fue en la década de los años 20, un 25 de Agosto en que nació una luminaria de la Canción Criolla. Nos referimos al Maestro Luis Abanto Morales..."El Cantor del Pueblo". Siendo muy niño, y, después del fallecimiento de su señor padre, sus familiares deciden trasladarse a Cajabamba, ciudad de origen de sus progenitores. Allí, al sur de Cajamarca, Abanto se cría entre pampas, bosques, punas, quebradas y hermosas lagunas, en un ameno espectáculo de esta hermosa tierra que nos espera, y que debemos visitar.

El maestro me contó, en una de las muchas entrevistas que le hice en Radio, que recostado en un cerro mirando al cielo, se regodeaba viendo las nubes, y que soñaba con que algún día sería alguien famoso, como así sucedió. Él siempre fue creativo, podía recrear en su mente las más hermosas figuras, solamente viendo las nubes del cielo hermoso de Cajabamba y poniéndoles música en su pensamiento.

Cuando Luis Abanto tenía 12 años de edad, su mamá, doña Rosa lo trae a Lima, ciudad capital. Recalan en el distrito de Lince, específicamente en el Pasaje Tingüa. Desde muy niño tuvo que ayudar a sacar adelante su hogar. Es así como Lucho debía laborar de día y estudiar por la noche, llegando a aprender electricidad en los Salesianos.

Siendo adolescente, e inclinado ya por nuestra música criolla, Luis Abanto se entera durante una conversación de amigos de "La Hora del Bombero", programa que difundía la canción popular y se propalaba por Radio "Goycochea".

Abanto Morales, empieza a escuchar este programa dirigido por Néstor Díaz, se enamora de las canciones, sueña despierto viéndose como artista y hasta siente los aplausos del público en su mente. Decide entonces, frecuentar la Emisora, donde se lucía el maestro Lorenzo Humberto Sotomayor en el piano.

Luis Abanto Morales empieza su carrera artística a los 17 años de edad, y lo hace en el conjunto que habían formado en su barrio "Melodías del Corazón". Yo imagino que como en esa época sonaba bastante la música de Felipe Pinglo, y como él hizo el vals "Melodía del Corazón" (“La flor que vida dio a un pobre corazón ayer se marchitó, en mi grabado está el espectro fatal de la desilusión..."), de allí fue que salió el nombre de este grupo musical.

Sus integrantes, con Luis Abanto en la primera voz, deciden concursar en "La Hora del Bombero", y por supuesto que se hacen acreedores al primer puesto. Desde entonces y hasta hoy Luis Abanto no dejó nunca más de cantar nuestra música criolla. Es que inmediatamente después de resultar ganadores, son contratados por Radio Lima. Empiezan profesionalmente a actuar, siendo muy bien remunerados, cosa que ni ellos mismos se lo esperaban. Es decir, que el éxito les sonría tan rápidamente.

Luis Abanto Morales era vecino del gran Maestro Cantautor, don Carlos Inga Segovia. Ambos fundan un Dúo de polendas que hace su debut en el año 1945, de la mano de otro grande de la música nacional, Filomeño Ormeño. Actúan con ellos también, las Hermanas Martorell. Viajan a Chile y a Bolivia con gran éxito.

Me contaba el señor Inga Segovia, que todos los integrantes debían viajar a cumplir actuaciones en el vecino país del sur, cuando llegaron tarde al Puerto del Callao. El barco que los trasladaría había partido ya. Toca la casualidad que el barco tuvo un accidente, se hundió y hubo muertos. Al día siguiente los titulares de los diarios daban cuenta de la muerte de estos grandes criollos. Sin embargo, ellos se embarcaron después en otra nave que los llevó rumbo a Chile.

Luis Abanto Morales, es y seguirá siendo el más grande de los intérpretes de la música criolla. Todos los provincianos que llegaron a la Lima de esa época y que no ha cambiado mucho de la actual, se sienten plenamente identificados con las letras de sus canciones.

Estos ejemplos de vida son los que se deben de llevar a la Pantalla Chica, para incentivar en los jóvenes los valores de lucha y sacrificio, sin hacer daño a nadie, solo hay que demostrar que las metas y los sueños pueden ser realidad, como lo consiguió el Maestro LUIS ABANTO MORALES.

Por : Zoraida Arias Vásquez

/MRM/

Para comentar, ingresa a tu cuenta. Si no tienes una, regístrate.